Una Serie de Historias en Estado de Descomposición

01. Viaje en Autobús.

Más allá de las dunas, una manada de niños hidrocefálicos corre desbocada. A través de la gruesa ventanilla del autobús es imposible discernir si su agitación se debe a que forman parte de la presa o parte del cazador; transcurridos diez segundos de gruñidos y convulsiones, las famélicas siluetas desaparecen entre las colinas de escombros, refugiándose de los rayos que el sol - ahora poco más que una esfera temblorosa adherida a un cielo lechoso - vomita sobre el yermo(...)

[Descargar 01. Una Serie de Historias en Estado de Descomposición - Viaje en Autobús.pdf]

02. Meteorología

Sorbo a sorbo, los labios de la anciana ejecutan con precisión su acostumbrado ritual postoperatorio. Siempre té negro, dos gotas de lima, dos gramos de edulcorante sintético y media taza de leche de avena. Siempre a las seis y treinta y tres. Siempre después de cada intervención quirúrgica. Cada paso - solemne, ceremonial, vírico - es una pequeña y acartonada pieza dentro del puzle que constituye su hipertrofiada rutina(...)

[Descargar 02. Una Serie de Historias en Estado de Descomposición - Meteorología.pdf]

03. Y Tres Dedos de la Mano Derecha.

–         Creo que se ha abierto una brecha en el Área Von Hippel-Lindau.

–         ¿Hay algún reparador en los alrededores?

–         No.

–         ¿Y algún equipo de inspección?

–         Tampoco. El más próximo se encuentra en el Sector Creutzfeldt-Jakob. Su mejor opción somos nosotros, estamos más cerca(...)

[Descargar 03. Una Serie de Historias en Estado de Descomposición - Y Tres Dedos de la Mano Derecha.pdf]

04. Fatiga.

–         Perdona, amigo, pero creo que este brazo es tuyo. Se te ha debido de caer(...)

[Descargar 04. Una Serie de Historias en Estado de Descomposición - Fatiga.pdf]

05. El Mismo Gato.

Sigilosamente, el hambriento gato callejero alcanza de un salto el extremo septentrional del banco de madera, única estructura incorrupta en ese callejón estrecho y nublado. G. C., sorprendida ante esta inesperada visita, lo estudia con curiosidad y cierto grado de apatía; como un martillazo, un recuerdo pastoso y ligeramente velado se le clava en el bulbo raquídeo. Algo en la estructura fisiológica del animal, en su combinación cromática o en el brillo de sus pupilas le trae recuerdos. Recuerdos inesperados. Recuerdos insípidos. Recuerdos que adquieren la textura y el sabor de un chicle excesivamente masticado. Pero recuerdos, al fin y al cabo(...)

[Descargar 05. Una Serie de Historias en Estado de Descomposición - El Mismo Gato.pdf]

06. Recuerdos.

–         Buenos días, D. D(...)

[Descargar 06. Una Serie de Historias en Estado de Descomposición - Recuerdos.pdf]

07. Espejismo.

A través de un cúmulo de nubes fluorescentes, la luz del atardecer salpica la vasta claraboya del Sector Ciento Dos; una sucesión de titilantes líneas rectas - algunas, en brillantes tonos púrpura. Otras, verdes como musgo digitalizado. Todas ellas, matemáticamente delineadas - serpentean a lo largo y ancho del polvoriento cristal, sedando con su parpadeo a los trabajadores que, desde el interior de La Fábrica, se ven incapaces de apartar la vista del horizonte. Un horizonte escayolado y virginal(...)

[Descargar 07. Una Serie de Historias en Estado de Descomposición - Espejismo.pdf]